Buscar

Con los aplausos no alcanza


*Por Eliana Valci


Es válido el reconocimiento y el afecto que en general la población transmite al personal de la salud en tiempos de Pandemia, pero eso no es suficiente cuando las condiciones laborales no son dignas.


En esta oportunidad vamos a visibilizar la situación por la que están pasando los enfermeros y enfermeras de la ciudad de Resistencia en la provincia de Chaco, porque al parecer lo que pasa “tierra adentro” no es noticia.


El personal de la salud del Hospital Pediátrico de la localidad mencionada, se encuentra en una situación de precarización laboral, ya que no son reconocidos como profesionales sino que están contratados bajo la modalidad del “programa expertos” ganando la suma irrisoria de 20.400 pesos.


Para hacerse oír ante tamaña injusticia, hace más de 15 días que están acampando en la terraza del Hospital, sin que por el momento haya una resolución favorable a su planteo por parte de ninguna de las autoridades municipales, provinciales y nacionales.





Estas personas arriesgan su vida todos los días para salvar otras, es justo y necesario que se atienda a su legítimo reclamo como trabajadores y trabajadoras para que también puedan tener una mejor calidad de vida.


El federalismo debe concretarse en los hechos y no sostenerse solo desde el discurso. Seguimos creyéndonos la premisa: “Dios está en todas partes, pero atiende en Buenos Aires”. Para la mediocracia la CABA sigue siendo el “ombligo del mundo”, pero en nuestro país existen 23 provincias más con realidades mucho más cruentas, como la que actualmente enfrentan los ciudadanos y ciudadanas de Resistencia.


Como el nombre de la ciudad lo indica, resisten ante la injusticia de un sistema burocrático que considera a los trabajadores y trabajadoras como números y no como personas que forman parte de una sociedad, de una comunidad, donde todos en definitiva se necesitan.




*Directora Ida & Vuelta Medios

57 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo