Buscar

Hechos de universo

Actualizado: ago 30


A continuación podrán apreciar la ponencia de nuestro estimado colega y columnista Ariel Magirena, que realizara el 27 de agosto en el Primer Congreso Provincial y Popular de Filosofía, que tuvo como una de sus sedes la localidad de Chepes en la provincia de La Rioja.


*Por Ariel Magirena


Afuera:

Si soy agua y proteína.

Mineral, bacteria, sueño.

Todo bicho que camina.

El universo y su dueño.

Si soy lo que hago conmigo,

Lo que intento y no he logrado,

Soy el viento y soy abrigo.

Soy mi frente y mi costado.

Soy lo efímero y la historia

Soy el plan que no interesa

Soy la calma y soy la euforia

Soy cazador y soy presa.

Soy restos de lo que ha sido:

las huellas de cada era.

Soy un dios niño dormido.

Me pregunto…qué es afuera?


Afuera es inabarcable. La dimensión infinita del todo. Estamos hechos de universo. Carne de carne de madre que se hizo consciente (bastante tiempo después afuera del vientre) en cultura y en verbo.


La cultura ha construido otro universo, de igual dimensión del que nos rodea, adentro de cada uno de nosotros. Ha repartido cosmogonías por infinidad de comunidades en todo el planeta y toda la historia.


Según un traductor dijo que escribió Abraham en el Génesis, Adán reconoció las cosas y les puso nombre. Antes, el verbo había sido Dios.


Yo, que en realidad no sé si Dios es origen o destino, me reconozco cristiano en la cultura que habito y, con esa especie de envidia que debe sentir el pez por el pájaro que vuela, me siento un discapacitado módico, un fallado, una especie de daltónico incapaz de ver algunos colores del universo espiritual que ilumina a los creyentes. No me afecta, es solamente una condición, como si hubiese salido rubio (para susto de mi padre).


Los seres humanos percibimos apenas una gama cromática limitada entre el rojo y el violeta. Olemos un millón de veces menos que un perro y vemos una proporción lastimosa y pobre de lo que ve un gato en la noche…pero las mascotas son ellos, creo.


Hay algo en lo que somos todos iguales para el universo y es en que todos somos distintos. No existe una sola molécula idéntica a otra en la dimensión física que compartimos. Sin diversidad nada existiría, no podríamos ser. Eso es lo natural.


Son los discriminadores los que fuerzan categorías… de las que el universo se ríe.


Son las personas, no las palabras las que discriminan. Negro es el modo cariñoso de llamarme en mi familia y gorda el apelativo de amor que usábamos para mi sobrina cuando todavía llevaba pañales. Siento verdadera piedad por los policías del lenguaje que todo lo consideran agresivo.


El negro Fontanarrosa sigue resonando en nuestros oídos preguntando en el congreso de la lengua si las malas palabras son malas porque les pegan a las otras.


Los que fomentan la fragmentación de la comunidad insisten en cavar trincheras donde necesitamos construir puentes.


Todos conocemos a malos de los malos-malos, criminales y perversos. Incluso aquellos capaces de contaminar un rio o de sostener una economía que cuesta las proteínas de los niños y los condena a un futuro de desempleo o al trabajo menos calificado… por los que se autoperciben con autoridad para calificar.


Somos testigos de un tiempo maldito. La cultura está bajo ataque. Los saberes que nos acompañan, que nutrieron a nuestros ancestros, son desacreditados con argumentos de marketing como si pudiesen cambiar como la moda.


¿Qué sabe ese viejo? Pero el mundo es otro! Nos gritan nuestros pares, cuando no nuestros jóvenes, como si nuestros mundos espirituales y nuestros afectos, que son lo que nos dan paz y llevan a la felicidad, hubiesen cambiado con los siglos.


Como si el enamorarse fuese distinto que en la edad media, como si no fuese el rayo que te deja parado en medio del patio que describió Cortázar. (Para un amor marechaleano hace falta más que un corazón).


Navegamos en el equilibrio posible entre la supervivencia y la felicidad, los dos imperativos de nuestra condición biológica y nuestra condición filosófica, bajo el embate de un modelo de diseño instalado con mayor poder que nunca a través de los medios y de las aplicaciones que nos apuran con urgencias superficiales hasta la ansiedad y de la frustración… Sugiriéndonos, además, que es inexorable.


Para nuestras incomodidades abundan las recetas en plataformas y en las redes de marketing que se mienten redes sociales. Como si nuestras angustias fueran nuevas o tuvieran soluciones mágicas.


Nada de lo humano me es ajeno, dijo Miguel de Unamuno trayéndolo de las citas que Caio Julio Cesar recopilaba para el propio Cesar.

Los artistas lo dicen mejor.


La cultura está bajo ataque! Todo lo que se nos ofrece como solución de nuestros problemas nos está convirtiendo en islas y nos victimiza para merecer favores de los que niegan los derechos. Ser víctima es mucho más fácil que ser héroe… y contradice toda la literatura y poesía épica que antes nos estimulaba.


La cultura y los saberes, (el conocimiento que ya nos pertenece y constituye) están bajo ataque por parte de un enemigo sintético con el que nunca antes nos vimos. La misma Legión, la Salamanca! que ya nos anunciaron nuestros mitos y nuestros poetas, que son nuestro oráculo.


Uno es cuando está, decía Kusch, y estar rodeado de la belleza y la virtud de la tierra es estar en el regazo de la Pacha.


Qué gran intelectual consigue conmover y brotar del pecho del que escucha la exclamación “esto, es lo que yo pienso” o lo que yo siento.? Como me contaba el Carlitos Ferreyra que recibe de su público cuando interpreta un cuadro poético.


La inteligencia, cúspide de nuestra evolución, que nos diferenció del resto de las especies, se encuentra por primera vez contendiendo con una inteligencia superior. Algoritmos que alimentamos voluntariamente en cada participación digital. Les contamos nuestros gustos, nuestros sueños, lo que hacemos en intimidad, cuándo estamos despiertos, a dónde y cuando viajamos, si nos enamoramos y de quién (o quienes)…


Esta inteligencia artificial nos distrae a toda hora, nos reclama la atención desde más puntos de los que podemos abordar. Nos provoca, nos distrae, nos enoja. Nos separa…Puede (eso es el poder).


Nuestros hijos están aprendiendo, o incorporando, más de la inteligencia artificial que de sus pares, sus padres, su familia, sus afectos o sus amigos.


El algoritmo tiene recursos para aprender más rápido que el humano más superdotado y tomar decisiones más rápido y con mayor eficacia…pero no siente. No nos quiere! Es dueño de las certezas mientras siembra la confusión y la duda entre los seres conscientes. Sería una herramienta magnífica para administrar el Estado que resolvería los misterios de la fuga de divisas o la evasión fiscal, detectaría la situación social y económica de los más vulnerables… pero es usada para nuestro ingreso compulsivo al mercado. Cuando un negocio es gratis, la mercancía sos vos.


Por supuesto que todos los modelos sociales y económicos dominantes fracasaron en el transcurso de la historia y muchas veces coronando en masacre o genocidio.


Como si efectivamente la historia hubiese terminado en el final anunciado por Fukuyama nos pretenden convencer de que hemos alcanzado el punto más alto de nuestra civilización. El paradigma tecnológico se ofrece como techo irrompible e infinito, pero nunca hubo más pobres que hoy ni tanta riqueza en tan pocas manos.


No estamos logrando la supervivencia ni nos acercamos a la felicidad.


Será porque no queremos aprender. Será porque no queremos recordar. Será que sabemos que la vida es corta y preferirnos rendirnos a trabajar para reconstruirnos. Será que nos estamos dejando sustituir los saberes ancestrales que construimos por cientos de miles de años por los pretendidos y superpublicitados saberes de los tecnócratas al servicio de los dueños y jueces de todo.


Será que ahora la sabiduría es eso que los supuestos sabios se reconocen entre si acotados a los libros de moda… que instalan y reproducen la casta que Jauretche llamó INTELIGENTZIA.


Por supuesto que la duda es una fiesta para los filósofos y “garpa” en los congresos de filosofía, pero una comunidad sin certezas es fatalmente inviable.


No hay nada más eficaz en momentos de incertidumbre que aferrarnos a las certezas.


Otra vez: Los artistas lo dicen mejor. “Nadie puede ser feliz solo” nos contaba Leonardo Favio.


Esta cultura criolla, nuestra, joven y expansiva, resultado del mestizaje virtuoso que nos dio la diversidad que aportaron cientos de pueblos originarios con otros que llegaron no importa con qué fines ni desde dónde, pero que amaron, se integraron y procrearon creando esto que somos (que definitivamente no es ni la víctima ni el invasor)…que forjó su sueño de Nación y de volverse Estado e independiente en la revolución de mayo y que se reconoció pueblo y protagonista de una gesta inédita en octubre, creó desde su filosofía de crisol la doctrina justicialista contra las dos caras del modelo capitalista: un capitalismo de mercado al servicio de las corporaciones y un capitalismo de estado al servicio de una burocracia, que redundaban en el sometimiento por explotación o insectificación del sujeto popular y la clase trabajadora.


Los pueblos que no tienen memoria repiten sus errores.


Sólo prevalecen los que se aferran, defienden y fortalecen su cultura… y su lengua, que es el código mediante el cual pensamos: nuestra programación.


La doctrina peronista es la más joven y exitosa de entre las que jamás se enfrentaron. Irrumpió en un mundo destruido por la segunda guerra mundial que había aniquilado la economía global y reducido a escombros países de 3 continentes. Cuando 60 millones de personas murieron en un planeta en los que vivía un tercio de los 7500 millones que vivimos hoy. Donde las víctimas del flagelo no podían quedarse en casa porque sus casas ya no existían.


En ese contexto la Argentina de Perón, que durante la década infame tenía al 90 % de la población en pobreza y se consideraba el granero del mundo para hacer cada vez más ricas a mil familias terratenientes, pasó de exportador de porotos a potencia (una de las 10 mas poderosas) con la sociedad más justa conocida. A generar tecnología pesada y de punta siendo el 4to país del mundo a desarrollar un avión a reacción y construir, de cero y con trabajo local, la 4ta flota mercante del mundo. Y llegar sin deudas a la mitad del siglo 20 convirtiéndose en acreedora después de pagar empréstitos que nos habían atado durante siglo y medio.


En el mundo que dominaban dos potencias emergió, resultado de la historia que protagonizaron los padres de la Patria Grande, La Nueva Argentina, anunciada por FORJA: presenta su tercera posición, que no era el estado intermedio entre el capitalismo de mercado y el capitalismo de estado (lo máximo alcanzado alguna vez por la teoría marxista) sino que era la que por primera vez subordinaba el capital a la economía, la economía a la política y la política al bien común.


El peronismo se convirtió en la manifestación política del moderno humanismo, liberador e igualitario, creador de la cultura de derechos.


3 banderas, 20 verdades y propósitos simples que comenzaban en la felicidad del pueblo y la grandeza de la Nación.


Un modelo exitoso y un proyecto explícito, dinámico e inacabado de desarrollo poniendo al trabajo, y no al capital, como motor… al servicio del imperativo del vivir bien, tan caro al sentimiento y comprensión de Perón, hijo de la tehuelche Juana Sosa e hijo bastardo por dos años, hasta que el amor indoblegable del heredero de estancia Tomás Perón conmovió el corazón de su madre terrateniente, Dominga Dutey Bourguiñan, matriarca de la familia.


La filosofía del justicialismo se puso a prueba y dio a conocer en el mundo, en un congreso como este, de nivel internacional que tuvo varias sedes durante 1949 y coronó en Mendoza.


Allí los pensadores más destacados de la época debatieron el mundo de posguerra y su futuro y escucharon de Perón una clase magistral que se recopiló en el volumen llamado La Comunidad Organizada.


Los artistas lo dicen mejor: Leonardo Favio “Donde no veas sonrisas, no paso el peronismo”.


Para el justicialismo, según su jefa espiritual Evita, "donde hay una necesidad nace un derecho".


Para el Justicialismo el poder está en la Comunidad organizada que componen sustancialmente el Estado y las Organizaciones Libres del Pueblo en igualdad.


El estado justicialista alienta y motoriza los saberes del pueblo representando los intereses de las mayorías populares, diversas y plebeyas, que componen la Patria en oposición al proyecto colonial.


El justicialismo como doctrina y el peronismo como movimiento nacional y popular, son la alternativa odiosa y el mal ejemplo de que la voluntad inquebrantable de un Pueblo castigado por su osadía, con bombardeos, fusilamientos, prisión, proscripción, tortura y finalmente un genocidio para dinamitar los puentes generacionales. Es el legado de la cultura criolla y la identidad Nuestramericana que nominó Martí a los pueblos del mundo para un futuro de paz, felicidad y amor.


Es la pertinencia y vigencia del proyecto que consiguió sus hitos mas altos en base a paradigmas que nunca fallaron, en oposición a las recetas que se repiten con argumentos mas o menos progresistas, que siempre fracasaron. Es la solución urgente para los problemas urgentes, el peronismo no te deja esperando, te ataja en la caída con sus dos brazos: la justicia social y la ayuda social. Es la mano tendida a tiempo, que otra mano, la del artista que lo dibujó, sintetizo en el diseño del escudo justicialista. Diseño tan elocuente como el que ilustra este congreso, con implicancias y referencias simbólicas indubitables, honestas y sentidas.


Con justicialismo el trabajo alcanzó blasón de dignidad. Con mujeres peronistas como protagonistas, Argentina consiguió el voto universal 20 años antes que Estados Unidos, donde no votaban los negros.


Con justicialismo las mujeres votaron y tuvieron más de la mitad de los escaños alcanzados por el partido peronista a través de las listas del partido peronista femenino, primera expresión partidaria exclusivamente integrada por mujeres de clase trabajadora con la repulsa de las sufragistas que rehusaron apoyar una ley por la que lucharon por décadas porque no la querían de la chusma.


Las contradicciones de nuestra Argentina se saldaron con acuerdos. Nuestra Patria chica, bendecida y venturosa, parte de la Patria grande de nuestros padres y ancestros. Un país prácticamente despoblado, con recursos que sobran para la vida buena para todos en amistad, en equilibrio y respeto por la naturaleza, tiene hoy a 2 de cada 3 niños (que alguna vez fueron los únicos privilegiados), sus madres y los viejos en pobreza y mala alimentación.


El pueblo argentino conoce que está en cuentas de argentinos en el extranjero el equivalente de la totalidad de su deuda fraudulenta, que nuestros representantes temen investigar (o deciden no hacerlo) para impunidad de los saqueadores y sus cómplices.


¿Qué clase de padre decide pagar deudas, que además son fraude, con el hambre de sus hijos?


La clase política, llena de ejemplos de generosidad, está siendo juzgada por el pueblo a causa de los que abusan y se privilegian mediante la política, que son tantos que parecen más.


Se bien, porque soy periodista, que no existe el discurso perfecto capaz de ser aceptado o comprendido por todos en cualquier lugar y momento. No ha sido esta mi pretensión y soy consciente de mucho que falta, que espero en sus intervenciones para un diálogo de ideas más que para preguntas. El peronismo no llama a participar porque participar significa ser parte y los que somos parte no necesitamos invitación, ni que alguien nos los reconozca o conceda.


Lo básico más concreto del peronismo es este transito filosófico y simple del ego al nos. Del yo al nosotros. De ser en plural.


Digo que los artistas lo dicen mejor pero tal vez no sea el caso de este que también soy.

Con su permiso, antes de que el micrófono vaya a ustedes con mi voluntad de dialogar más que para responder, voy a cerrar con un poema: la letra de una chacarera que compuse con la pasión y el dolor de mi corazón argentino y peronista… que llamé


La Fragua


Todos los ríos comienzan en el cielo

La misma agua que derraman vuelve a empezar

Los saberes se mueren con los maestros

Cuando su lengua ya nadie sabe hablar

Será porque a la suerte llaman fortuna

Que hacen fortuna para nunca perder.

Que los pobres no tienen suerte ninguna

Cuando ser pobre es lo que ha tocado ser

El musculo que se aferra del andamio

Vale nada en el momento de caer

La oveja que se escapa del rebaño

Sólo cambia de quién se la va a comer

El grito de los pobres nunca se escucha

Es que ser pobre es no poder esperar

Maldito el que propone dejar pasar el tiempo

Sobre el cadáver del que no pudo mas.


Las respuestas a todo ya están escritas

Y dichas solo hay que saber escuchar

La sangre que rego esta tierra bendita

Pide que no se entregue la libertad

La mitad de tus hijos llora por hambre

Los dones de la tierra cruzan el mar

De quién es nuestra historia si es que no es nuestra?

Somos el indio y a los que vio llegar.

Es tan corta la vida que sólo vale

Cuando mide en gotas de felicidad

Tan fácil y tan simple que si no sale

Es que erramos y nos dejamos mandar

Siempre es aquí pero también siempre es ahora

Es el lugar, también la oportunidad

Maldito el que propone dejar pasar el tiempo

Sobre el cadáver del que no pudo mas.

37 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo