Buscar

Los libros de nadie

*Por @lagargantapoderosa


En la Villa 31 te podes encontrar con don Nadie, de 56 años, que vendía objetos usados y un día se propuso un objetivo: que los libros que los cartoneros le acercaban a su casa no terminaran de nuevo en la basura. “Los libros no eran de nadie, y ahora tampoco son de nadie, pero están al acceso de todos”, cuenta con orgullo el impulsor de la primera librería de la Villa 31, para que todas y todos podamos acceder a libros que, de otra forma, serían inalcanzables para nuestra economía.


Nadie Huamán Rojas es escritor, poeta, pintor y vendedor de libros. Al igual que muchas personas migrantes, llegó en 1993 desde Chosica, Perú, persiguiendo el sueño menemista, que terminó en una de las peores pesadillas colectivas que atravesamos. Prometió no volver con menos de lo que se trajo encima, y se terminó quedando porque le agradó “el calor humano, que esté todo cerca y que la euforia sea de todos”.


De verdad, Nadie se llama Nadie. Su nombre procede de La Odisea, el poema épico de Homero en donde Odiseo, utilizando el nombre de Nadie, logra burlar y vencer al cíclope que lo había capturado. Su apellido Huamán significa “halcón” en quechua. Es autor de varios cuentos, poemas y dos novelas; “ahora estoy por escribir un libro nuevo, aún lo estoy pensando”, nos adelanta.


“Cuando empecé vendiendo cosas usadas, los cartoneros pasaban por acá y traían libros. Los juntaba para leer y para guardar, porque me daba pena que se tiren, hasta que organicé una feria de libros y percibí que muchas personas no habían leído mucho. Por eso también empecé a venderlos barato, para que la gente pueda comprar más”, relata. En “Los libros de Nadie”, aunque no tengas plata, Nadie te va a prestar, o te va a fiar, para que nadie se quede sin disfrutar el placer de la lectura.



Fuente: Instagram @lagargantapoderosa



1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo